“Nacimos para ser artesanas”

 

¿Hay alguna historia detrás vuestra tienda?

Nosotras nacimos para ser artesanas. Al prinicipio empezamos haciendo delantales pintados a mano, pero nos enamoramos de la sensación de estar en contacto con los clientes.

Hace 15 años abrimos una tienda pequeñita en una calle de Sant Andreu, pero hace 6 años nos mudamos a la calle Gran de Sant Andreu de Barcelona.

¿Porqué le pusisteis ese nombre?

La tienda que teníamos antes, se llamaba Ceràmic, pero los clientes siempre decían: “Vamos a la tienda de Alice” y al mudarnos nos cambiamos el nombre.

foto de La Botigueta de l'Alice.

¿Quiénes son tus clientes?

Principalmente mujeres, pero también nos visitan algunos hombres en busca de un regalo.

¿Qué te gustó de endorphins para dejarnos estar en tu establecimiento?

Desde que abrimos la tienda hemos ido colaborando con diferentes asociaciones. La colección de Endorphins de la Fundació Tallers nos ha parecido una manera maravillosa de plantear los sentimientos. Además de la oportunidad laboral que se ofrece a las personas que crean las endorphins.

¿Tienes alguna anécdota que cuando la recuerdas aún te provoca felicidad?

No es exactamente una anécdota, pero nos provoca mucha felicidad trabajar madre e hija juntas. No podemos imaginar un mejor equipo para la Botigueta.

 

Endorphins

Sin Comentarios

Dejar comentario